Trastornos de la deglución

trastornos-deglucion

En FonoLogos diagnosticamos, tratamos y rehabilitamos estos trastornos en la deglución:

Deglución disfuncional (o atípica)

Son movimentos inadecuados de la lengua y/o otras estructuras durante la fase oral de la deglución. El recién nacido mama con las mandíbulas separadas y la lengua ajustada a la tetina o al pezón. Al aparecer la dentición empieza a masticar y va abandonando el hábito de succión. Progresivamente adopta el tipo de deglución del adulto en el que la lengua no se apoya contra los incisivos y los labios están en contacto pasivo.

Si no se realiza adecuadamente esta transición y se mantiene el hábito deglutorio infantil, puede convertirse en una malformación de las arcadas dentarias y malposición de los dientes que impide la correcta oclusión de los maxilares. También presentará alteraciones fonéticas del habla.

Tratamiento de la Deglución Disfuncional

Requiere una exploración a cargo del otorrinolaringólogo, foniatra o ortodontista para descartar una causa orgánica (vegetaciones o amígdalas palatinas entre otras) que pudiese haber pasado desapercibida.

La intervención logopédica consiste en enseñar al niño la correcta mecánica de la deglución con reeducación lingual y del resto de músculos implicados en la masticación para que actuen adecuadamente sobre las arcadas dentarias así como reeducación de la articulación del habla.

Otras Disfunciones Orofaciales

Son alteraciones de la función respiratoria, de succión, masticatoria. La respiración y la masticación determinan en gran manera la morfología de la cara. Así, alteraciones en estas funciones inducirán desequilibrios en el crecimiento facial.

El paso del aire puede estar dificultado a través de las fosas nasales por la presencia de vegetaciones o pólipos, o a través de la faringe por un gran desarrollo de las amígdalas palatinas.

Como consecuencia el paciente respirará por la boca y si es un niño en período de desarrollo se derivan disfunciones musculares de lengua, mejillas y labios que determinen alteraciones de la deglución (com se ha visto anteriormente) de la forma del paladar y mandíbula, malposiciones dentarias que comprometen la masticación, afectan a la articulación témporo-mandibular (ATM), la competencia labial y finalmente la articulación del habla y la estética facial.
Un freno lingual corto, por otro lado, también puede afectar las funciones de la lengua.

Signos de alerta:

  • El niño respira p0r la boca y siempre la tiene abierta
  • Tiene la cara alargada, tiene ojeras y está pálido
  • Tiene somnolencia, ronca por la noche
  • El labio superior no cubre bien los dientes o las encías
  • Los dientes superiores se apoyan sobre el labio inferior.
  • Mirando el perfil, la mandíbula sobrepasa el maxilar superior
  • Alguna o todas las piezas dentales inferiores cubren las superiores
  • Cuando traga contrae los labios y la barbilla.
  • Le cuesta masticar algunos alimentos y “hace bola”
  • Pronuncia mal algunos sonidos

Disfagia

Es la dificultad en la progresión de los alimentos desde la boca hasta el estómago. En condiciones normales la lengua y los músculos de la masticación trabajan en conjunto para impulsar el bolo alimenticio, masticado y ensalivado, hacia la faringe. Desde este momento se desencadena una secuencia de movimientos que coordina sucesivas contracciones y relajaciones que hacen progresar el bolo hasta el estómago.

Si existe una causa que perturbe alguno de estos mecanismos a cualquier nivel, el resultado será un trastorno de la deglución.

Signos de alerta:

  • Dificultades para engullir líquidos, se atraganta o sobreviene tos a cada trago
  • Infecciones respiratorias frecuentes
  • La comida vuelve a la boca o a la nariz después de haberla engullido
  • Dificultades para engullir sólidos, se tiene la sensación que el alimento no puede pasar
  • Después de engullir queda sensación de tener restos alimentarios en la faringe

Causas de disfagia:

  • Accidentes vasculares cerebrales, afecciones neurológicas y enfermedades degenerativas causan descoordinación en los movimientos de apertura y cierre del esfínter esofágico superior o afectan a la función valvular de la laringe.
  • Tumores de boca o faringe crean obstrucción al paso de los alimentos.
  • Resecciones quirúrgicas pueden alterar la anatomía y la fisiología de la vía digestiva.
  • Diversos fármacos como los sedantes, antidepresivos, antipsicóticos, retrovirales, antiinflamatorios, entre otros, pueden afectar a la deglución sobretodo en personas mayores.
  • Alteraciones de la motilidad del esófago o estenosis (estrechamiento) por reflujo gastro – esofágico.

Tratamiento de la Disfagia:

Después de establecer si el origen es en la orofaringe o en el esófago y si es de naturaleza obstructiva o neuromuscular, se aplican las medidas terapéuticas que, desde el punto de vista de la rehabilitación, pueden incluir:

  • Cambios posturales de cabeza y cuello para redirigir el bolo alimenticio.
  • Estímulos sensitivos para favorecer el reflejo de la deglución.
  • Maniobras deglutorias y ejercicios de refuerzo de la musculatura.
  • Adaptación de la dieta con cambios en el tamaño del bolo y la consistencia y textura de los alimentos