La voz en el teatro

la voz en el teatro

La voz del teatro tiene unos requerimientos específicos: el actor o actriz teatral ha de poder dar un grito, reir, llorar y jugar con las entonaciones con el fin de expresar emociones con la voz. El volumen de voz puede oscilar de la intensidad más alta hasta casi un susurrro, pero siempre ha de ser audible desde las últimas filas.

Impostación de la voz

De la misma manera que en el canto, aquí también se necesita una óptima utilización de todos los recursos de proyección vocal. El actor/actriz de teatro ha de dominar la respiración costo-diafragmática y el soporte de la voz para poder dar todos los matices que pide el texto y el personaje. Ha de trabajar para mantener una presión de aire que asegure el volumen de voz y sobretodo la transmisión del sonido a través de su tracto vocal.

Ha de dominar también el uso de las cavidades de resonancia (faringe, boca, fosas nasales) a partir del dominio de los órganos articuladores móviles (lengua, labios y velo del paladar), puesto que un resonador bien ajustado amplifica el sonido. En caso contrario, lo amortigua.

Las buenas voces tienen la denominada formante del hablante que, como la formante del cantante, aparece en el análisis acústico de la voz como una resonancia en perfecta sintonía con determinados armónicos de la voz que hace que ésta brille y se escuche de lejos sin gritar.

twang trastorns de la veu

Imagen: transfer function (LPC) de la vocal ‘i’ con twang (soprano)

Dicción

Cuando se ha de decir un texto a gran velocidad es importante no caer en elisiones y coarticulaciones inapropiadas. En la perfecta articulación se encuentra la perfecta inteligibilidad. Más aún, vocalizando cuidadosamente, se cumplen buena parte de los criterios acústicos que definen la impostación de la voz.

Cuando se recita con gran precisión, el sonido llega mucho más clara y nítidamente al auditorio, necesitando menos volumen de emisión. Esto ofrece margen para regular las intensidades.

Igual que se dice en el hecho de hablar en público, hay que jugar además con las pausas y las entonaciones, importantísimas para reflejar con exactitud la intención del texto.

Fonética para locutores y actores de doblaje

Mantener la fonética correcta es difícil para los locutores y los dobladores que pasen constantemente de una lengua a otra, com por ejemplo del Catalán al Castellano. Generalmente requiere un trabajo específico: aprender los rasgos diferenciales de los sonidos en las diversas lenguas y ensayar los movimientos apropiados para adquirir los nuevos hábitos articulatorios. Estos profesionales de la voz necesitan el mismo dominio de la impostación que los actores de teatro.

Fonética para extranjeros

Frecuentemente extranjeros que viven en nuestro país desean mejorar la pronunciación de algunos sonidos. Se procede como en el caso anterior.

¿Cómo garantizar la salud vocal?

Soportar largas temporadas de representaciones, cambiar de rol o de género, adaptando el timbre de voz del drama a la comedia o aprender a dar un grito sin lesionar los repliegues vocales, exige:

  • Automatizar ciertas disposiciones de la laringe y de toda la musculatura fono-articulatoria para que respondan adecuadamente en cada ocasión.
  • Ayudarse del gesto para dar consistencia a la caja torácica y expresividad a la voz.
  • Utilizar las técnicas de proyección vocal.
  • El actor/actriz, como el cantante o toda persona que tenga la voz como herramienta de trabajo, puede estar en situación de riesgo vocal y tendrá que revisarse la laringe al menor síntoma de disfunción, así como también periódicamente poner al día la técnica vocal.